7 materiales para una arquitectura sostenible

7 materiales para una arquitectura sostenible

En los últimos años se está haciendo un fuerte hincapié en que debemos pensar en una arquitectura más sostenible y eficiente. Las construcciones son responsables del 40% de las emisiones de CO2 del planeta y consumen también un 40% de la energía mundial. En este cálculo se incluye todo, desde el proceso de fabricación y transporte de los materiales hasta la demolición o el coste de reutilización de los edificios. Por suerte, hoy en día existen muchas alternativas a la hora de elegir los materiales con los que vamos a construir. En este post recopilamos una serie de materiales que nos ayudarán a conseguir una arquitectura y unas construcciones más respetuosas con el medio ambiente. Con el uso de estos materiales, junto con otros factores del diseño arquitectónico, como la orientación, los cerramientos, el aislamiento sin puentes térmicos o el uso de sistemas pasivos, no sólo conseguiremos un ahorro energético a lo largo de la vida útil de nuestro edificio, sino también una fuerte reducción de la huella de CO2 del mismo y, en definitiva, una arquitectura más sostenible.

Madera

Vivienda de madera en construcción

Vivienda de madera en construcción

Es un material tradicional y muy conocido pero del que muchos desconocen sus múltiples ventajas. Se trata del material con el menor impacto ambiental en su producción y ciclo de vida, está considerada un sumidero de CO2. A la hora del uso de la madera en la construcción sostenible, esta debe venir certificada, garantizando que procede de la tala responsable, es decir, los fabricantes plantan nuevos árboles por cada uno que talan. La madera además tiene propiedades aislantes, ayudando a mantener nuestra casa fresca en verano y templada en invierno, lo que la convierte en un material de construcción más sostenible y más eficiente energéticamente.

 

En las construcciones de madera, se calcula un ahorro de entre un 50% a un 60% al año en calefacción y aire acondicionado, su construcción suele ser más rápida y son hasta un 30% más baratas que las viviendas de hormigón y ladrillo habituales. Aunque es un sistema muy interesante, como inconveniente hay que señalar que no sería posible globalizar la construcción en madera debido a la superpoblación del planeta y al espacio que necesitaríamos para generar tanta madera de forma sostenible. Sin embargo es un sistema ideal para su utilización en viviendas unifamiliares.

Fibra de celulosa de papel reciclado

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.