Diferencias entre reforma y rehabilitación

promociones de obra nueva en Jaén

Diferencias entre reforma y rehabilitación

Como empresa de promociones de obra nueva en Jaén queremos aprovechar este nuevo post para dejar bien claras las diferencias entre los trabajos de rehabilitación y los de reforma.

A grandes rasgos, podemos decir que se habla de reforma cuando se cambian, modifican o sustituyen elementos como por ejemplo tabiques, materiales, acabados o alguna de las instalaciones. No es preciso que se encuentren en mal estado de conservación. Basta con que, cuando por ejemplo un inmueble cambia de propietario, a este no le gusten la distribución o los acabados y quiera cambiarlos.

Por otro lado, en una rehabilitación se cambian, modifican o sustituyen tabiques, materiales, acabados e instalaciones que estén en mal estado de conservación suponiendo un peligro para la estabilidad de la construcción. En Grupo Torres & Ocaña te recordamos que una rehabilitación puede acometerse también sobre fachadas y tejados. Aunque se conserve parte de la estructura original, también hablamos de rehabilitación. Es integral si se abarca por ejemplo la fachada, el tejado, las zonas comunes, las escaleras o se mejoran los aislamientos. Del mismo modo, se puede incidir sobre las instalaciones generales del edificio como pueden ser los desagües o los contadores del agua y la electricidad.

Las licencias de obra

Te recordamos que entre rehabilitación y reforma también hay que citar diferencias relativas a los permisos y licencias a tramitar. En la mayoría de los ayuntamientos, para una obra de reforma no se exige licencia y sólo hay que presentar los planos y el presupuesto de ejecución material. Pasa lo mismo en una rehabilitación parcial en la que no se toque ni la estructura ni la fachada del edificio. La cosa es diferente si lo que se quiere es reformar el tejado. En este caso será necesaria una licencia de obra mayor.

Según el CTE, el Código Técnico de la Edificación, rehabilitar un edificio puede tener varios objetivos. Por ejemplo, puede tratarse de una adecuación de tipo estructural o funcional o de modificar la superficie de la vivienda. En definitiva, una reforma, integral o no, y una rehabilitación de vivienda no son lo mismo. Mientras que reformar supone modificar algo sin que tenga que estar en mal estado, rehabilitar es reparar lo que sea inseguro, obsoleto o deficiente.

Sin comentarios

Publicar un comentario