Mejora energética de tu edificio: SATE y retirada de amianto

Mejora energética de tu edificio: SATE y retirada de amianto

Mejora energética de tu edificio: SATE y retirada de amianto

5/5 - (1 voto)

Como  empresa líder en retirada de amianto en Sevilla y otras localidades andaluzas, en Grupo Torres y Ocaña estamos volcados en atender a la creciente preocupación y concienciación de retirar este peligroso material de los edificios, donde la mejora de la eficiencia energética, la mejora eficiencia energética de edificios y, en definitiva, una mejor calidad de vida para los usuarios es el eje central de nuestro trabajo. 

Por todo ello, y dado que nos avala una amplia trayectoria en este tipo de trabajos, en las siguientes líneas vamos a detallar qué es el SATE (Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior), las ventajas que comporta y cómo lo ponemos en marcha sin salirnos del marco normativo y legal vigente. ¡Presta atención!

La retirada de amianto es subvencionable

Antes de explicar las bondades que proporciona el SATE para mejora eficiencia energética de edificios, recordamos que todas las comunidades de propietarios andaluzas tienen la oportunidad de financiar la obra para conservar, mejorar la calidad y aumentar la sostenibilidad de los edificios, Y es que la Agencia Andaluza de la Energía ha convocado para el periodo 2021-2023 diversos incentivos para actuaciones de rehabilitación en municipios de reto demográfico (Programa PREE 5000). De hecho, la subvención relativa al importe de la retirada de amianto cubre el 100% del coste.

SATE: ¿qué es y qué ventajas comporta?

Pero volvamos a la cuestión inicial: ¿qué es exactamente el SATE y cómo se lleva a cabo para la mejora energética de edificios y retirada de amianto en Sevilla y otras localidades andaluzas?

Aislamiento: motor de ahorro

En los sistemas SATE, también conocidos como ETICS a nivel comunitario europeo, intervienen varios elementos que, combinados, proporcionan una solución constructiva con un excelente aislamiento térmico por el exterior. Y es que proveen de una envolvente continua que minimiza las pérdidas energéticas del edificio a tratar. Pero, ¿es apta para todo tipo de viviendas? 

¡Por supuesto que sí! Ya sea de nueva construcción, de reformada, o para viviendas unifamiliares o edificios de vivienda colectiva, la solución SATE se aplica a todo tipo de estructuras, dando como resultado una mejora estética y saneamiento óptimos.  Además, se trabaja con la máxima seguridad, cumpliendo con la normativa española y comunitaria sobre desamiantado.

La importancia de la elección del material y el estudio previo

Para conseguir todos los objetivos mencionados, la elección del tipo de aislamiento es fundamental. En este sentido, los materiales se presentan como el motor del ahorro energético, de forma que cada trabajo requiere un estudio previo que, además, tenga en cuenta los problemas de ruido, un problema que afecta a más del 15% de los hogares españoles según el Instituto Nacional de Estadística. 

Lana mineral: un aliado en nuestro trabajo

sate lana de roca

Para erradicar los problemas derivados de un deficiente aislamiento térmico y acústico, los especialistas nos valemos de herramientas y materiales de trabajo como el panel rígido de alta densidad de lana mineral de última generación, no hidrófilo y especialmente diseñado para la instalación de sistemas de aislamiento térmico y acústico por el exterior en fachadas. Proporciona, entre otras ventajas, un excelente aislamiento acústico frente al ruido externo. 

Además, se trata de un material incombustible, elaborado en base a materias primas naturales y reciclables. Por tanto, además de evitar la propagación del fuego, contribuye a la sostenibilidad del medio ambiente. Y dado que permite la transpirabilidad del edificio, realmente promueve el ahorro y la eficiencia energética. 

¿Cómo se realiza la instalación?

Ya hemos detallado algunas de las claves para un trabajo óptimo. Pero, en líneas generales, cómo se lleva a cabo la instalación del sistema SATE?

Atención a las particularidades de cada edificio: 

Si bien el sistema es apto para todo tipo de edificios, tal y como hemos adelantado, cada vivienda y estructura son diferentes. Por tanto, hay que analizar previamente cada espacio de trabajo para evitar sorpresas durante el proceso. Esta fase incluye la determinación de la estabilidad y la resistencia. Además, se debe nivelar toda la superficie, rehabilitándola en caso de que presente fisuras y asegurando que sea totalmente plana. De lo contrario, el aislamiento puede fracasar. 

Fachada con revestimiento de placas de amianto

ANTES: Fachada con revestimiento de placas de amianto

Asimismo, la elección del soporte (ladrillo, hormigón, cerámico, etc.) también va a ser diferente en función del edificio sobre el que vamos a trabajar. 

Retirada previa de amianto en los casos en que exista

Para evitar riesgos como la dispersión de amianto durante su retirada, se aplica una solución acuosa. Y es que la retirada de amianto es sencilla, pero peligrosa. Además, una manipulación incorrecta de la estructura puede tener consecuencias fatales para cualquier ciudadano que se encuentre alrededor de la zona de trabajo. Por ello, nuestros técnicos están debidamente formados sobre el protocolo de trabajo.

Perfil de arranque: fase de protección del edificio

Una vez preparado el terreno para iniciar la obra, los especialistas nos centramos en instalar los perfiles de arranque  antes de colocar las placas de aislamiento en la zona inferior. El  proceso de colocación de dichas placas ha de realizarse de manera uniforme para crear una zona de protección frente a agentes externos como las humedades o golpes.

Colocación de las placas aislantes

Tras colocar los perfiles de arranque, se instalan las placas aislantes del sistema SATE. En esta fase, colocamos los elementos con especial cuidado en las esquinas, que deben quedar protegidas con perfiles metálicos.

Fachada con revestimiento de SATE, mejra energetica

DESPUÉS: Fachada enlucida con mortero

Aplicación del mortero

A continuación se aplica una primera capa de mortero de 1 a 2 mm de espesor. Tras el secado, se superpone una segunda capa de 4 mm aproximadamente, que debe cubrir por completo la malla previamente colocada. 

Alisado de superficie

Cuando la zona de trabajo esté completamente seca, se pasa un fratás para alisar la superficie lo máximo posible antes de aplicar la imprimación, una capa que sirve como puente adherente del acabado final y como igualador tonal. 

 

 

Disfruta de la mejor eficiencia energética para tu edificio

¿Quieres disfrutar de una mejora de eficiencia energética que realmente mejore la eficiencia energética de tu edificio, aumente tu calidad de vida y revalorice tu inmueble? Si la respuesta es afirmativa, no dudes en contar con los servicios de una empresa de retirada de amianto en Sevilla autorizada como la nuestra. ¡Contacta con Grupo Torres y Ocaña!

Sin comentarios

Publicar un comentario